¿Oyen los muertos lo que los vivos dicen luego de ellos?, 1992

Fotografía, papel y cinta adhesiva. 21 metros cuadrados para la superficie de la pared y 250 cm de altura.

Esta pieza se expuso en, Conversaciones (Alex Francés y Pepe Miralles), Centro Cultural Mislata (Valencia), 1992.

Forma parte de la Desolación de la Quimera un poema de Cernuda titulado “Birds in the Night”, cuya octava estrofa empieza con la pregunta que da nombre a la instalación. Los siguientes versos dicen así: 

Ojalá nada oigan; ha de ser un alivio ese silencio interminable
Para aquellos que vivieron por la palabra y murieron por ella.
Como Rimbaud y Verlaine. Pero el silencio allá no evita
Acá la farsa elogiosa repugante. Alguna vez deseó uno
Que la humanidad tuviese una sola cabeza, para así cortársela.
Tal vez exageraba: si fuera sólo una cucaracha, y aplastarla.


Fotografía en la que apenas se ve el interior de una urna en donde se encuentran dos jarrones pintados de ocre y negro. Estos objetos adquieren diferentes tipologías: por una parte el objeto se convierte en metáfora del cuerpo, y uno junto al otro se encuentran en un espacio cerrado, interior, que custodia la perdurabilidad necesaria. Muchos jarros o vasos se utilizan como recipientes donde se guardan cenizas funerarias. Lo cual nos acerca aún más a la consideración simbólica del jarrón como cuerpo, por la necesidad, una vez desmaterializada la carne por medio del fuego, de precisar de un nuevo “cuerpo” que limite y contenga lo que queda del anterior. Las paredes de la instalación están forradas de papel de color rojo. El papel, como material que soporta la expresión de la escritura. El papel como material que se entrecruza en el ámbito del comportamiento humano. Las hojas están vacías de grafismos pero se les ha incorporado color. El cambio visual de la pared hace que el espacio se convierta en un paisaje interior. Superposición de la fotografía como palimpsesto en la medida que nos ofrece dos lecturas simultáneas que pueden entenderse desde la inutilidad del acto creativo, acuciado por la desaparición del cuerpo. La inutilidad de la creación convencería a los poetas si pudieran oír después de muertos lo que los vivos dicen de ellos.

07_1992-copia